HomeNoticiasNoticias DGCINEIFF Panamá: Proyección de películas centroamericanas y caribeñas

IFF Panamá: Proyección de películas centroamericanas y caribeñas

Cine crece a pesar de las trabas

 Los cineastas centroamericanos y caribeños están entrando por su cuenta, a pesar de los innumerables obstáculos que enfrentan.

Los escasos recursos, infraestructura y capacitación son sólo algunos de los desafíos en la región. Sin embargo, la producción cinematográfica ha aumentado en algunos territorios, especialmente en Panamá, Costa Rica, República Dominicana y Puerto Rico, donde están disponibles fondos de películas respaldadas por el Estado.

Debido a los recortes presupuestarios relacionados con la recesión, los fondos de las películas de Trinidad y Tobago, ya se han limitado, y han estado inactivos últimamente, pese a que la organización estatal FILM TT ha estado ofreciendo micro-subvenciones para los costos de comercialización. En 2015, Costa Rica lanzó el fondo de producción de cine y televisión El Fauno, valorado en 250 millones de colones (446.735 dólares), y ha respaldado hasta ahora 17 proyectos.

“El creciente cine de la región necesita todo el apoyo que pueda recibir”, dijo Pituka Ortega-Heilbron, fundadora y directora de IFF en Panamá, que ha hecho de su misión de vida apoyar las artes y esperar que el festival no sólo dé a las películas una plataforma muy necesaria, sino que también alimente a nuevos públicos.

La sección centroamericana y caribeña del festival y la plataforma pix-in-post Primera Mirada, muestran la creciente sofisticación de una industria cinematográfica nueva, pero prometedora.

“El calor, el color y el ritmo son elementos recurrentes en estas películas, con la excepción del drama costarricense The Sound of Things, que tiene un aspecto más austero”, dijo la directora artística Diana Sánchez.

“A pesar de las influencias externas, ya sea de sus estudios en el extranjero, hay una honestidad y calidad visceral para el trabajo de estos cineastas”, dijo Ortega-Heilbron.

“Creo que hay una tendencia – cada vez más pronunciada – de que la región produzca dos tipos de películas: las que son más complejas, con temas profundos, y las películas más comerciales y audaces”, dijo Alfredo Calvino, de Habanero Films, quienes traen la polémica película cubana “Santa y Andrés” de Carlos Lechuga, a IFF Panamá. Prohibido en Cuba, “Santa & Andrés” ha estado haciendo la ronda de festivales en todo el mundo. Habanero Films también está manejando la última película de Costa Rica, Hilda Hidalgo (“Del Amor y Otros Demonios”), todavía en el puesto, “Violeta al fin”.

Por primera vez, IFF Panamá está haciendo el cierre con la película caribeña, “Carpinteros”, de José María Cabral, de la República Dominicana. “Carpinteros” fue también la primera película dominicana en competir en el Sundance Film Festival. Inspirado por los detenidos de la vida real en la prisión de Najayo, República Dominicana, la película se centra en un romance que florece entre dos presos en prisiones vecinas donde aprenden a comunicarse a través de un lenguaje de señas. La líder femenina Judith Rodríguez Pérez, también juega un papel clave en la entrada de Primera Mirada, con “Cocote”, de Nelson de los Santos. “Carpinteros” cuenta con el director y actor dominico-haitiano Jean Jean, quien también tiene un documental que dirigió compitiendo en IFF Panamá, “Si Dios Quiere, Yuli”, que gira en torno a las injusticias que los haitianos sufren en la República Dominicana, donde ellos son tratados como ciudadanos de segunda clase.

Algunas de las entradas de Primera Mirada del año pasado están en la selección de este año de Centroamérica y el Caribe, liderada por el costarricense Jurgen Ureña, “Abrázame como antes”, que se centra en la oferta de una prostituta transexual para crear una familia. El largometraje de la debutante dominicana Yanillys Pérez, “Jeffrey”, ganador del premio Dropbox Discovery Film Award de Toronto, es otra alumna de Primera Mirada 2016 jugando en IFF Panamá.

Julio Hernández Cordón, que ganó el Gran Premio Primera Mirada en 2015 con “I Promise You Anarchy”, vuelve con su sexto largometraje “Atrás hay relámpagos”, que se estrenó en Rotterdam. “Las bicicletas, en lugar de las patinetas de Anarchy”, son elementos clave del último drama de Hernández sobre las dificultades de dos mujeres jóvenes. “La historia proviene de dos amigos que se han caído”, dijo Hernández. “Quería hacer una película donde los coches antiguos, las bicicletas y la exuberante vegetación estuvieran presentes”, agregó.

Un rasgo animado hizo el corte este año: Alain Bidard, de Martinica, “Battledream Chronicle”, un thriller distópico con estética de videojuegos sobre esclavos rebeldes contra la tiranía. Dada la historia de los esclavos en el Caribe, la película tiene un tono decididamente político.

La película panameña “La Matamoros”, de Delfina Vidal, cuenta sobre la primera feminista panameña. Está entre los documentales destacados de la región donde el género no-ficción prevalece debido a sus costos de producción relativamente bajos. Otra entrada panameña, el documental “Cimarronaje en Panamá”, de Toshi Sakai, explora la historia de los esclavos rebeldes en la época colonial de Panamá.

“Me gustaría pensar que una nueva ola de talento enriquecerá la producción cinematográfica en Centroamérica”, dijo Hernández. “Ahora que han manejado las tuercas y los tornillos de hacer una película, necesitan pulir su contenido, y encontrar o decidir en una estética que sea exclusivamente centroamericana; para eso, necesitamos más producciones”, dijo.

IFF Panama: Spotlighting Central American, Caribbean Films

Anterior post
Producción de cine de la República Dominicana en alza
Próximo post
Seis películas dominicanas avanzan hacia la lista final de los Premios Platino