HomeNoticiasNoticias DGCINELas Bahamas reconoce la presencia de la República Dominicana en Cannes

Las Bahamas reconoce la presencia de la República Dominicana en Cannes

Cannes, Francia- ¿Cómo puedo comparar y describir el Festival de Cannes a alguien que nunca ha estado aquí? La mejor comparación que puedo dar sería la de los Juegos Olímpicos. Se trata de las Olimpiadas del Cine, porque cineastas que representan a varias naciones de todo el mundo vienen a competir (en el segmento de la competencia) por la Palma de Oro. Naciones de todo el mundo vienen aquí a competir en el Marché Du Film (que es el segmento de mercado de Cannes).

Esta es mi cuarta vez en el Festival de Cine de Cannes y la República Dominicana, como nación, ha sido una presencia constante aquí. Es la única nación de la Región del Caribe con un stand y personal completo en el mundialmente famoso Pabellón de Cannes (Village International). Caminar por el Pabellón es ver países de todas partes de la tierra con sus banderas ondeando orgullosamente en el aire.

Su propósito es doble. Uno, están tratando de atraer a otros cineastas y productores a través de diversos incentivos para venir a su país y gastar dinero filmando allí. Dos, están mostrando los diversos cines que pertenecen a cineastas locales en sus países. Como ciudadano de Las Bahamas, siempre lamenté la ausencia de mi propio país y su bandera en el pabellón. Cada año sigo pensando, ¿Por qué no estamos peleando? Podríamos ser un competidor. Debemos ser un contendiente. La República Dominicana es un contendiente de buena fe, y eso nos muestra, no sólo en su presencia aquí en Cannes, sino también en sus cineastas. La República Dominicana (que tiene una población cercana a 11 millones de personas) está con cuatro largometrajes en  el Marché Du Film: “Carpinteros” (dirigido por José María Cabral), “Luis” (dirigido por Archie López), “Cocote” (dirigido por Nelson Carlo De Los Santos) y “El Hombre Que Cuida” (dirigido por Alejandro Andújar).

En el momento en que estaba uniendo las piezas, de los cuatro, el único cineasta presente en el Pabellón fue Archie López, cuya película “Luis” se proyectaría el 21 de mayo en Cannes. Archie, conocido principalmente por comedias, ha producido nueve largometrajes que lo convierten en uno de los más prolíficos de su país. Su película “Lotoman 003” es la película de mayor recaudación en la taquilla en la República Dominicana. “Luis” es su primer drama, y ​​uno en el que escribió y dirigió. La película cuenta la historia de un coronel de la policía que es un héroe nacional público, mientras luchaba con un hijo adolescente preocupado en casa.

Cuando hablé con el señor López esa mañana me informó que las películas locales están haciendo mejor que las películas de Hollywood en la República Dominicana, ya que la audiencia local es muy solidaria. Él dice de su última película: “Salimos al mismo tiempo que Star Wars. Teníamos quinientas cincuenta mil (550.000) personas como audiencia, y Star Wars hizo alrededor de doscientas mil (200,000). Nuestra gente va a ver nuestras películas y están felices de apoyar nuestras películas”.

Estamos felices de informar que la República Dominicana está un paso más cerca de competir aquí en Cannes. Esto los convertiría en el primer país de la región en entrar en competencia por la codiciada Palma  de Oro. Esto fue posible gracias a la labor de Yanillys Pérez, una joven cineasta dominicana con talento de sobra. Cuando llegué por primera vez a Cannes con The Cinemas en 2014, Yanillys tenía un cortometraje llamado “Techos Rotos”, en el programa de cortometrajes del festival. Desde entonces, también ha producido un premiado documental de larga duración llamado “Jeffrey”. Ella está en Cannes ahora mismo con una película en guión llamada “Candy Town”, una historia que ve la República Dominicana a través de los ojos de cuatro chicas jóvenes que buscan la libertad y la identidad. “Candy Town” fue seleccionada (de cientos de películas) por Cannes para participar en L’Atelier Cinéfondation, un programa en el festival diseñado para atraer el interés, la inversión y la atención a una película. El programa también nutre la película seleccionada, sigue su desarrollo, y es una guía constante para futura competencia en el festival. Cuando hablé con Yanillys sobre el secreto de su éxito, ella dijo esto: “Trabajo muy duro. Y creo que hay algo más grande que nosotros que nos ayuda. Creo que alguien me ha ayudado mucho. Gracias a Dios estoy aquí”.

La República Dominicana, a través de la Dirección General de Cine, también desfila alrededor de un dispositivo impresionante. Es una pequeña unidad de salto conectada a una tarjeta, que cuando se inserta en una computadora, informa al espectador sobre el país y su vida cinematográfica. En esta unidad se encuentra una base de datos de todas las películas de la República Dominicana (pasado y presente). También se encuentra un libro de viaje del país y qué se gana de la filmación allí. Se aprende sobre sus programas de incentivos. También hay un vídeo detallado que le informa de sus instalaciones de producción de última generación, como Pinewood Studios y Quitasueño Studios, que albergaron películas de Hollywood como “The Fast and The Furious 4” y “A Dark Truth” (protagonizada por Forrest Whitaker).

Dominica-Cannes-2

Omar De La Cruz, que actúa como director del Festival de Cine Global Dominicano, también está presente en el Pabellón de Cannes. Este es el Festival Nacional de Cine de la República Dominicana. Comenzó en 2006 cuando su entonces presidente, el Dr. Leonel Fernández, inauguró la primera edición del festival. Este se ha convertido en uno de los eventos cinematográficos más importantes de la región. El presidente anunció entonces que haría de la República Dominicana la nueva meca del cine latinoamericano y que el festival sería la plataforma para hacerlo. Con su creación y desarrollo, el festival promovería la conciencia, una cosmovisión más amplia.

Obviamente, hay una o dos cosas que la región (y mi propio país de origen en particular) puede aprender de la República Dominicana. Hay algo que aprender de su gente y la audiencia que apoyan a sus cineastas locales. Hay algo que aprender de su gobierno que apoya a sus cineastas. Ambos son necesarios, al unísono, para que esta industria cinematográfica del Caribe funcione. Cuando pienso en las muchas oportunidades desperdiciadas en Las Bahamas a través de la incompetencia, los egos, la falta de apoyo y la mala gobernabilidad, me estremezco. Nuestra proximidad a los Estados Unidos nos proporciona una ventaja para ser un mini tipo de Cannes y, a su vez, ser una bendición aún mayor para toda la región. El año pasado, cuando produjimos el segmento de televisión de The Cinemas en Cannes, la República Dominicana estuvo más que feliz de recibirnos en su stand. Y no sólo con nosotros, sino que estaban dispuestos a compartir su stand con cualquier cineasta y productor caribeño en el festival que necesitara un espacio para hacer negocios o, en mi caso, para filmar algunas entrevistas. Este es el espíritu mismo de Cariwood y lo que se necesitará para que una industria cinematográfica del Caribe se maximice y se haga realidad.

Dominican-Films-Cannes

Por: Travolta Cooper, The Cinemas

http://www.thebahamasweekly.com/publish/entertainment/The_State_of_Caribbean_Cinema_The_Dominican_Republic54016.shtml

Anterior post
Escogen República Dominicana para la filmación del reality show “The Bachelor”
Próximo post
Sambá: “Una historia de redención personal y un encuentro de culturas”