Ficciones y documentales en la historia fílmica nacional

El cine aparece en República Dominicana en la ciudad norteña de Puerto Plata en una noche del 27 de agosto de 1900. El teatro Curiel de esta ciudad sirve como el espacio de exhibición del cinematógrafo de los hermanos Lumiére, gracias a la iniciativa del comerciante Francesco Grecco quien realiza varios viajes a través del Caribe mostrando esta atractiva invención.

Después de estas primeras manifestaciones cinematográficas se detecta en la prehistoria fílmica del cine dominicano, los trabajos del fotógrafo y editor Francisco Palau, que en 1922 al lado del fotógrafo Tuto Báez y Juan B. Alfonseca hacen la primera película de ficción del cine dominicano: La leyenda de la virgen de la Altagracia, con la colaboración en los textos del historiador Bernardo Pichardo. Palau la estrena en la noche del 16 de febrero de 1923, convirtiendo esta producción de cortometraje en la primera película dominicana.

El entusiasmo de este equipo motiva más adelante la realización de una comedia con tintes ingenuos con el título de Las emboscadas de cupido (1924). Esta película, contada en cinco actos, narra la historia de un par de enamorados que, al no tener el consentimiento del padre de la novia, obliga al novio a realizar una divertida trama para que el padre pueda aceptarlo. Fue exhibida al público el 19 de marzo de 1924.

Se tiene conocimiento de que antes de los trabajos de Francisco Palau el camarógrafo puertorriqueño Rafael Colorado hace en 1915 la primera película realizada en República Dominicana, por un extranjero, titulada Excursión de José de Diego en Santo Domingo.

Pero ninguno de estos primeros intentos produce una línea de producción continúa y la exploración cinematográfica queda dentro de una pura manifestación artística del momento y no un incentivo industrial.

Los años venideros marcan un limbo total en la producción cinematográfica de ficción. La instalación del régimen del presidente Rafael Leonidas Trujillo en 1930, marcado desde sus inicios como un régimen dictatorial, impone un freno total a las manifestaciones artísticas y culturales, estimulando solamente aquello que se entiende como beneficioso para sus propósitos. Por esa razón, en los treinta largos años de la tiranía se realizaron solamente trabajos documentales del país con la exaltación del tirano, sus obras y sus parientes.

Los primeros pasos del documentalismo dominicano

Independiente del poco aprovechamiento para el desarrollo de las producciones de ficción, un área que se despliega más allá de las posibilidades es el documental. Y en este género existen trabajos pioneros como los de Adam Sánchez Reyes, Salvador Arquímedes Sturla y Tuto Báez, a quienes realizan algunas de las más importantes fílmicas históricas como la llegada del aviador norteamericano Charles Lindbergh al país (4 de febrero de 1928); los destrozos del ciclón San Zenón (3 de septiembre de 1930) o la primera toma de posesión de Rafael Leónidas Trujillo en el Parque Colón (16 de agosto de 1930).

Aunque no se manifiesta el avance de las producciones de ficción, el documental goza de mejor suerte, aunque sólo se producen en el país trabajos documentales de exaltación al tirano y sus familiares, así como noticieros dirigidos a afianzar su poder dentro de un marco de absoluta vigilancia hacia los intereses particulares de la familia.

Bajo este contexto el documentalista Rafael Augusto Sánchez Sanlley (Pupito), quien produce en 1953, con la empresa “Cinema Dominicana”, trece documentales por encargo para las Secretarías de Estado del régimen, con la dirección del cubano Pepe Prieto, vive en carne propia la rigidez de la estructura política imperante.

Al ser fiel a la realidad, sus documentales muestran algunos aspectos de la miseria que se vivía en los años 50s en la República Dominicana, mostrando una realidad contrastante entre la carencia material del pueblo dominicano y opulencia que exhibía la familia Trujillo.

Ante esta situación se ordena desmantelar la productora “Cinema Dominicana” y el apresamiento de Pupito Sánchez Sanlley, quien es llevado a las cárceles de tortura del régimen, de donde no sale jamás. Clauco Duquela, contable de la compañía, es sacado de su casa, en la calle San Martín, personalmente por Federico Fiallo, jefe de la policía de entonces, y tampoco se vuelve a saber de él. Ya antes, los colaboradores extranjeros del proyecto se escapan por diferentes vías del país.

Lo interesante de este hecho fue que a tan sólo dos semanas de producirse el ajusticiamiento de Trujillo, el 30 de mayo de 1961, Hugo Mateo, quien había colaborado con Pupito Sánchez Sanlley y su equipo en los trece fatídicos documentales, inicia la realización de 30 de mayo: gesta libertadora, utilizando material de archivo.

Otros como Manuel Báez (hijo de Tuto Báez) y Eugenio Fontana también se dedican a la realización de documentales y noticieros en el país. A Manuel Báez se le debe el primer documental dominicano en 35mm y en color realizado en 1958 titulado “Ganadería: riqueza nacional”.

La labor continua en los años siguientes con profesionales que han hecho una tarea más o menos en progresión y con diferentes notas estilísticas que han dado muchas razones para hacer de este género una viable muestra dentro del cine dominicano a pesar de que la exhibición de largometrajes documentales en las salas de cine del país es limitada.

Un acontecimiento importante en el área del documental en República Dominicana ocurrió el 12 de octubre de 1978 cuando fueron presentados, en el Teatro Olimpia, los trabajos Siete días con el pueblo de Jimmy Sierra un documental acerca del más significativo evento popular artístico acontecido en la época del gobierno del doctor Joaquín Balaguer celebrado en 1974 y del periodista José Bujosa Mieses titulado Rumbo al poder, un documental de la campaña política de 1978 que llevó el triunfo al Partido Revolucionario Dominicano.

Más tarde, Onofre de la Rosa, a través del Grupo Cine Militante realiza “Crisis” en 1977, donde expone la agresión económica y militar contra la Universidad Autónoma de Santo Domingo durante el gobierno del doctor Joaquín Balaguer.

De acuerdo con una información publicada en la revista Fotómetro, órgano oficial del Instituto Dominicano de Arte y Cine (IDAC), este trabajo fue el primero en participar en un festival latinoamericano y el primero en participar en el Festival de Oberhauses, Alemania Federal.

Otros realizadores como Winston Vargas, Pericles Mejía, Camilo Carrau, Claudio Chea, Peyi Guzmán, Agliberto Meléndez, Félix Germán y José Luis Sáez también marcaron el medio con interesantes propuestas documentales.

Es importante destacar la labor en esta área del documentalista Max Pou quien ha desarrollado una carrera con cierto sentido de disciplina y dominio técnico. Se recuerda el trabajo que realizó junto a Eduardo Palmer titulado El esfuerzo de un pueblo (1968); luego en 1969 realiza, esta vez junto al también camarógrafo Ricardo Thorman, Carnaval, un documental turístico hecho en 35mm y un año más tarde produce otro documental con las mismas características titulado Santo Domingo: Cuna de América (1970).

También otros trabajos importantes de Pou son Lengua azul (1976) y Fondo negro o Los dueños del sol (1976), este último, presentado en la conferencia sobre el hábitat, auspiciada por las Naciones Unidas, en Vancouver.

Otros trabajos están en Carnaval y caretas (1981), un documental dirigido por Pedro Guzmán Cordero (Peyi) que involucró una investigación acerca de nuestro folclore y que definía en su texto visual las diferentes manifestaciones carnavalescas en las distintas regiones del país.

Camino al Pico Duarte (1982), dirigido por Claudio Chea, supuso un encuentro y alerta contra la deforestación, mezclando la fotografía del paisaje, el discurso científico y el testimonio campesino. También a este trabajo de Claudio se le suma El valle de San Juan (1983), también centrado en la preservación ecológica; El paseo de la Virgen (1983) sobre una antigua tradición de la villa de pescadores de Palmar de Ocoa y El Acuario Nacional (1985), un documental educacional sobre este nuevo museo nacional.

Estas producciones tuvieron amplia difusión en el medio televisivo gracias al soporte del medio del video, lo que permitió que el amplio público que abarca la televisión, aprovechara su exposición visual y argumental.

También el primer trabajo realizado por el Frente de Izquierda Dominicana (FID) para los veinte aniversarios de la Revolución de Abril titulado A golpe de heroísmo, sirvió como base para el inicio de la revisión histórica a través del medio audiovisual, sobre este acontecimiento trascendental para el país. Este documental fue presentado, cobrando por su exhibición, al público por primera vez el 24 de abril de 1985 en Casa de Teatro, espacio que sirvió como escenario para tan importante evento.

La realización estuvo a cargo de Tommy García, con la participación de Tanya Valette y editado por Ives Langlois. Este mismo material fue difundido en varios países entre los que se encontraron Cuba, Nicaragua, Panamá y Norteamérica.

Este tipo de trabajo dio paso a los realizados posteriormente por René Fortunato iniciado en 1988 con Abril: la trinchera del honor, primer largometraje documental de este cineasta que marcó el inicio de una fructífera serie que abarca las del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina con el tríptico El poder del jefe (1991-1996), La herencia del tirano (1998), La violencia del poder (2003) y Bosch: presidente en la frontera imperial (2009). Con este último, Fortunato utilizó, por primera vez, el celuloide para su exhibición pública en las salas de cine.

La primera película post-trujillista

No es hasta 1963 que el dramaturgo Franklin Domínguez lanza su largo metraje La silla, donde denuncia los horrores del régimen de Trujillo, convirtiéndose en la primera producción dominicana que se realiza después de la caída del régimen dictatorial de Rafael Leonidas Trujillo.

El filme cuenta con un solo actor, Camilo Carrau, y a través de este carácter la película va relatando los hechos históricos que marcaron la dictadura trujillista. El actor se enfrenta a una secuencia de escenas diversas que abarcan desde el contenido filosófico de su escena, hasta aquellas desesperantes de la silla eléctrica y las cámaras de torturas de la tiranía.

El elemento de la silla juega un papel importante en la película, puesto que es fotografiada desde numerosos ángulos y condiciones luminotécnicas y con gran ajuste al desarrollo del argumento. Así esta silla se convierte en las barras de una cárcel, en un púlpito, en un juez o en un fantasma. La silla alcanza, dentro de sus propias condiciones, reacciones humanas.

La silla plantea el problema de la juventud dominicana bajo el régimen de Trujillo. Es la historia de un joven a quien se acusa de haber traicionado a sus compañeros mientras estuvieron en la cárcel, acusados de formar un complot para asesinar al dictador. En su auto-defensa él expone lo fácil que es pasar del estado de héroe a traidor. Considerando que la mayoría del pueblo cooperó, en cierto modo, con Trujillo, durante sus 32 años de gobierno, él se pregunta quién puede levantar su mano contra él.

Lo lamentable es que este filme se ha convertido en un símbolo perdido, con pocas posibilidades de rescate, puesto que la única copia existente está en muy mal estado y posiblemente quede entre los recuerdos de nuestra irregular filmografía dominicana.

Inicio de un camino

Agliberto Meléndez, fundador de Cinemateca Nacional, y un experimentado individuo en los quehaceres audiovisuales, realiza en 1988 su ópera prima, Un pasaje de ida, un producto que se constituye en una intención fílmica de apuestas y remedios dentro de lo que significa realizar un cine dominicano.

Basada en la amarga realidad de los viajes ilegales, la cinta toma un hecho real acontecido en 1980 cuando varios dominicanos fallecieron asfixiados dentro de un contenedor del barco Regina Express. Agliberto proporciona un dramático pasaje con la absoluta garantía de tomar el control de una historia fuerte y humana.

A pesar de las deficiencias técnicas, el trabajo de cámara realizado por Peyi Guzmán focaliza un estilo neorrealista para dotar a la imagen de esa veracidad en el lenguaje fílmico. Filme ganador de varios premios internacionales, incluyendo en el Festival de Huelva, España y en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de la ciudad de La Habana, es hasta el momento uno de los filmes más representativos de la filmografía dominicana.

Después de esta experiencia, siete años más tarde, un joven con ganas de hacer cine irrumpe en la escena nacional con un producto que sorprende a todos por la gracia y valentía con que fue asumido. Ángel Muñiz asume la dirección de Nueba Yol: por fin llegó Balbuena (1995). El filme de Muñiz marca un gran fenómeno de mercadeo en República Dominicana puesto que nunca antes se había diseñado una campaña publicitaria tan amplia para un filme dominicano que abarcara la prensa escrita, la radio, la televisión y otros medios de publicidad directa. Un éxito de campaña que coloca al comediante Luisito Martí, a través de su interpretación de Balbuena, como el personaje más atractivo del cine dominicano.

La película se centra en la presencia de Balbuena (personaje creado en la televisión) en esa gran urbe donde él siempre soñó estar y el impacto frente a la cultura de una ciudad desarrollada, en términos de supervivencia y violencia. Su relato fílmico procura facilitar su comprensión como un individuo trascendental, aunque dadas las limitaciones de la figura, en cuanto a los gestos y expresiones, lo presionan a un contexto regional, no obstante, su idiosincrasia en sí posee puntos reconocibles y válidos.

Dos años más tarde, Ángel Muñiz se arriesga con otro producto tomando la figura de Balbuena como garantía para descifrar nuevamente el gusto del público por las tramas fáciles y la empatía que ya le tenía a este personaje. Nueba Yol III: bajo la nueva ley (1997). Tomando una estrategia publicitaria de obviar la segunda parte, por ese asunto de que “segundas partes nunca han sido buenas”, este nuevo episodio de Balbuena se convierte en una apuesta doble.

La historia se centra, esta vez, en las semanas previas al “martes negro”, el día de la aplicación de la fuerte ley de regulación migratoria. Balbuena recorre un nuevo terreno por vencer junto a millones de residentes en Estados Unidos de Norteamérica. Balbuena esta vez está sentenciado a tener que buscar una solución rápida a su problema como inmigrante.

La efervescencia y el entusiasmo que produce Nueba Yol: por fin llegó Balbuena conducen a Radel Villalona a embarcarse en una aventura fatal para su poca experiencia en el ramo. Después de haber hecho algunos escarceos en el área del video, se somete a realizar su primer largometraje para el cine. Para vivir o morir (1996) es concebida como un filme de suspenso político, el espacio geográfico donde se inserta la historia recorre una ciudad sometida al fragor de las luchas políticas sobre la base de un proceso electoral traumático.

El mismo se convierte en uno de los fracasos más decepcionantes del cine dominicano. No obstante, sus productores hacen una nueva inversión un año más tarde que consiste en una reedición o “retake” a su metraje inicial haciéndole algunos cambios en su parte final. Este experimento fue renombrado Jugada final (1997), un título que marca precisamente el final a lo que pudo ser un paso de avance para atraer a inversionistas privados hacia el apoyo del cine dominicano. No obstante, tras su fracaso comercial, se le otorga el nuevo título de Basta ya en el 2003. Este reintento sepulta este producto y lo convierte en un capítulo para estudiar dentro de la filmografía dominicana.

En el mismo año de 1997 se estrena Cuatro hombres y un ataúd de la mano de Pericles Mejía, un activo realizador de comerciales que, tomando sus experiencias en el campo publicitario, obtiene el tiempo, la inversión y la visión para dar el salto y exponerse al escrutinio público de mostrar un nuevo producto cuando el sabor amargo todavía estaba en el gusto del público de la experiencia pasada.

Esta comedia de Pericles se convierte en una esperanza sobre el tema del humor y se tradujo como otro intento de retratarnos y exponer nuestras desdichas, esperanzas, costumbres y manías. El género de la comedia se toma nuevamente para contar un relato que tiende a mezclar varios aspectos del entorno popular para descifrarlo en un pliego de múltiples facetas.

El Año Cero

El 2003 puede considerarse como el “Año Cero” para la filmografía dominicana puesto que es donde se establece una constante en cuanto a la producción de cine de ficción.

Es al productor y cineasta Miguel Vázquez que se le debe el empuje en la nueva etapa registrada en el cine dominicano al inicio del nuevo milenio. Miguel con su ópera prima titulada Éxito por intercambio (2003), ofrece nuevamente un estímulo en la producción criolla. La idea de realizar este filme surgió cuando dos años atrás empezó a archivar vivencias de modelos y artistas interesadas en dar lo que fuese por alcanzar el éxito.

Esto estimuló a Ángel Muñiz a realizar su tercer largometraje Perico ripiao (2003), que se constituía en la suma de varios años de proceso iniciado con Nueba Yol: por fin llegó Balbuena (1995) y continuada con Nueba Yol III: Bajo la nueva ley (1997). Muñiz otorga un nivel de madurez cuando asume los mismos riesgos que en las producciones anteriores, pero con el conocimiento de que podía dominar los resortes del complejo lenguaje cinematográfico.

En el 2004 José Enrique Pintor, español radicado en República Dominicana, rueda su ópera prima La cárcel de la Victoria, el cuarto hombre, una suerte de trama carcelaria de denuncias e intrigas.

Esta apuesta en el cine dominicano cuenta con un reclamo en la búsqueda constante de temas y situaciones que el cine se hace siempre para poder llevar su trayectoria al descubrimiento de lo que siempre se puede aportar en la cinematografía de un país.

El 2004 también fue premiado por otro producto dominicano que intenta establecer las marcas de la industria dentro de un contexto que empieza a hacerse favorable para el cine nacional. Con una responsabilidad en la producción de La Matriz, una compañía argentina con fuertes inversiones en el ramo de la publicidad y los videoclips, se lanza el filme Negocios son negocios bajo la dirección del argentino Joppe de Bernardi y un completo elenco dominicano que traduce las ganas de este grupo de inversionistas para introducirse en el incipiente negocio de la industria fílmica criolla.

En el 2005 el comediante y músico Luisito Martí se aboca esta vez a lograr un producto fílmico que se concentre en la realidad de nuestro contexto y en los anteriores productos donde él juega un papel protagónico para su éxito.

Después de haber experimentado su astucia histriónica con el personaje de Balbuena en los dos episodios para el cine de Nueba Yol: por fin llegó Balbuena y Nueba Yol: bajo la nueva ley, Martí busca su propio escenario para integrar varios personajes de su catálogo artístico. Los locos también piensan es su apuesta y parte de una idea del propio comediante y su hijo Robert Luís, que viene a ilustrar varios años de experiencia en la zona televisiva cuando ambos compartían responsabilidad en los menesteres del programa semanal de humor.

Un paso sorprendente en el cine dominicano se produce cuando Rogert y Frankeli Bencosme, convertidos en cineastas sin previo aviso, patrocinan sus ganas por una tesis argumental que, aunque no es novedosa, es un aporte más al futuro dentro del cine dominicano. Andrea: la venganza de un espíritu, (2005) rodada originalmente en formato digital y luego transferida a 35mm para su exhibición al público, es una cinta de terror sobrenatural que se despega un poco de esas arbitrariedades del cine comercial, aunque sea un producto comercial ofertado para las masas.

Todo parte de esas leyendas rurales, prendidas en los campos y presenta a una muchacha que ha sobrevivido a las posesiones sobrenaturales que, cuando era una niña, tomó una cruz de una tumba para colocarla en la de su fallecida madre y a partir de ese momento fue perturbada por un espíritu.

Luego de este riesgo viene La maldición del padre Cardona (2005). Para hablar de este filme es necesario tocar las raíces de un proceso que todavía estamos aprendiendo a dominar y que, con la constancia intelectual y artesanal, es que vamos a comprender la importancia del rigor cinematográfico.

En ella se localizan tres temas que se enfocan en la comedia, el romance y el misterio, mezclados con algunas tradiciones culturales y de idiosincrasia, se someten a una disposición poco definida. Félix Germán intenta pasar una prueba sustancial en su vida profesional.

En el 2006 se produce algo inaudito en el cine dominicano de ficción. Cinco películas hacen su aparición como una respuesta a la aptitud de muchos realizadores de plantear una línea constante en la producción.

Alfonso Rodríguez toma su segunda apuesta en el cine después del no valorado intento titulado Tráfico de niños (1988). Con más de veinte años en el terreno de la televisión donde se ha convertido en el profesional con más horas producidas en el área de las teleseries dominicanas, este cineasta adocena sus aspiraciones para decidirse, esta vez, a realizar un producto cinematográfico con miras a satisfacer las ganas del público dominicano.

Con Un macho de mujer (2006), Rodríguez parte del argumento de la eterna rivalidad de los sexos opuestos y del rol que el hombre juega en esta sociedad que, figurando el hipotético relato de los cambios de funciones, otras cosas pudieran suceder. Roberto Ángel Salcedo, un joven presentador curtido en la televisión, responde muy bien como protagonista de esta comedia.

Nuestra “sui generis” filmografía dominicana, al parecer, tiene la tendencia de aceptar cualquier tema que sus productores y directores propongan. Jimmy Sierra, un incansable productor de teleseries, adaptaciones de obras para la radio y la televisión, asume los riesgos de tomar el cine para continuar su labor profesional.

Sierra en Lilis (2006) hace una recreación histórica sobre la vida del dictador Ulises Heureaux quien se instala en la presidencia de República Dominicana el 1 de septiembre de 1882 hasta 1884, volviendo a ser presidente en 1887 hasta 1899 cuando fue asesinado.

En el 2006, con más camino recorrido en el cine dominicano, llega otro filme con el perfil temático de los viajes ilegales y con la intención de buscar otra manera de lograr la aproximación del público con esta problemática.

Viajeros, del director dominicano radicado en los Estados Unidos Carlos Bidó aporta el tema de la denuncia social sobre la problemática de los viajes ilegales. Otro filme, que se lanza en el 2006 y pretende establecer parámetros en el cine dominicano, es Código 666: la tragedia Llenas la que toma su inspiración en el caso del asesinato del niño Llenas Aybar que a su vez inspira la novela del escritor y político Ángel Lockward. Elías Acosta, su director, responde a un esquema para predecir el interés del público frente a este hecho real.

Sin venderse como la película reivindicadora del cine dominicano y sin contar con la estructura publicitaria de otros filmes que han pasado a la historia filmográfica dominicana como ejemplos fallidos, El Sistema (2006) se introduce en nuestro contexto como un filme digno de estudio, por las implicaciones del sector que proviene este producto.

Convertido como el segundo largometraje comercial que sale de los egresados de las aulas de la Escuela de Cine de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, después de El tercer mundo de César Gautreaux (2002), este largometraje de Humberto Espinal puede catalogarse como el máximo esfuerzo realizado hasta el momento por un grupo de jóvenes profesionales graduados dentro de las precariedades académicas.

El Sistema busca reencontrarse con esa calidad expositiva de tantos filmes de acción, pero sin dejar de calibrar el discurso hacia la denuncia social de corrupción y extorsión. Su argumento encuentra la justificación necesaria en el personaje de René Reyes que es un ex-sicario del grupo paramilitar denominado “Sistema”.

Ya para el 2007 dos filmes logran adentrarse en el gusto del público dominicano y son los responsables de mantener la proyección del cine dominicano. Sanky Panky de José Enrique Pintor, tomando nuevamente el camino de la comedia, logra conectar con el gancho comercial y transmite toda la garantía para el éxito comercial.

El otro filme le corresponde a Alfonso Rodríguez que con su tercera película ofrece un mejor panorama para definir una constante en el cine dominicano. Yuniol (2) es la oportunidad para Alfonso de trabajar la crítica social con la vida de dos jóvenes que viven en diferentes posiciones sociales, pero que las circunstancias de la vida los colocan en un mismo plano.

El 2008 se continuó en el aprendizaje. Jimmy Sierra abrió el año con su filme de suspenso policial El caballero de la medianoche, una cinta que es asumida por su realizador como una opción de propuesta creativa.

Pero la sorpresa vino de un joven de apenas 20 años de edad que tiene la correcta visión de que se puede hacer cine con una economía de recursos y con mucho talento y disposición. José María Cabral asoma la cabeza en la industria local con Excexos, una cinta modesta sobre un joven de clase media alta que se ve involucrado en un torbellino existencial producto de las drogas el alcohol y la vida desenfrenada.

A esto se le suma la consistencia que ha adquirido Alfonso Rodríguez que se deja sentir en el ruedo con su cuarta película, Playball, un tema beisbolero que toca el problema de los esteroides en las Grandes Ligas.

Con estos filmes y la llegada de otros más como Enigma de Robert Cornelio, 60 millas al este de Jorge Lendeborg, Ladrones a domicilio de Ángel Muñiz, y la agradable Santicló, la vaina de la Navidad de José Enrique Pintor, se pudo ver un camino más claro en el futuro del cine dominicano.

Las motivaciones del 2009

En el 2009 se anunciaron más de diez proyectos fílmicos, pero apenas cuatro filmes de ficción y dos largometrajes documentales vieron la luz pública en las salas de cine. Todas tuvieron las intenciones de garantizar un mayor flujo de espectadores y una motivación para los inversionistas que todavía son reticentes a apostar de manera abierta a este cine caribeño.

La comedia sigue dominando el panorama dominicano, tratando de evolucionar hacia un producto que encajara con el gusto del público. En el género de la comedia el filme Cristiano de la secreta de Archie López rompe el listón para una larga carrera que apenas tuvo una sola competencia en el género de la ficción con Megadiva de Roberto Ángel Salcedo. Aunque el filme de Archie se convierte en la película dominicana más taquillera de 2009, alcanzando cifras por encima de los 350,000 espectadores.

En cuanto a los documentales el séptimo trabajo del cineasta René Fortunato, Bosch: presidente en la frontera imperial, que resume los meses de gobierno del primer presidente elegido democráticamente después de la caída del régimen trujillista, fue una producción bien acogida.

También se pudo ver el documental de Historia del béisbol dominicano del cineasta Miguel Vásquez, un compendio histórico sobre el deporte que más arraigo posee en el dominicano.

Los peldaños del 2010 y 2011

Para el año 2010, entre los vaivenes de las intenciones y las promesas de estructurar una base sólida para crear una industria cinematográfica local, se prosigue con producciones como la del periodista e investigador Juan Deláncer que se aproxima a auscultar la historia reciente con Trópico de sangre.

 

La soga de Josh Crook y protagonizada por Manny Pérez, que se incluye en el catálogo del Festival de Cine de Toronto, la cual estuvo en el Festival de Cine Global Dominicano celebrado en noviembre de 2009 y exhibida de manera comercial en este año. Y el documental que reúne a los más importantes pioneros de la música en República

Dominicana titulado Sol Caribe de Félix Limardo.

El 2011 seis filmes hacen su aparición y nuevos realizadores hacen sus aportes. Laura Amelia Guzmán con Jean Gentil y Leticia Tonos con La hija natural marcan una nueva ruta en el cinema dominicano.

Junto a ellas, los hermanos Morillo ofrecen el primer animado criollo, construyendo una de las fábulas más entretenidas en 3 al rescate.

Y como si esto fuera poco Archie López pega uno de los hits taquilleros del año con Lotoman, el cual une los talentos nueva vez, de Raymond Pozo y Miguel Céspedes.

Hermafrodita de Albert Xavier, inicia un proceso de exhibición en festivales de cine, obteniendo muy buena crítica y algunos premios como en el Festival Latino de Chicago (Premio del Público), Festival de Cine de Puerto Rico (Mejor Película) y fue el filme de clausura en la Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo celebrada en octubre de 2009 y estrenada en este año.

Alfonso Rodríguez presenta su filme de alto contenido erótico en Pimp Bullies, víctimas de un prostíbulo y Roberto Ángel Salcedo busca convertir en un hit su comedia con tintes musicales en I Love Bachata.

La curva se expande

A partir de la aplicación de la Ley 108-10 sobre el Fomento de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana, se verificó inmediatamente una curva ascendente en cuanto a la producción y exhibición cinematográfica de cintas dominicanas.

Desde el 2012 se han estado estrenando cada vez más películas nacionales siendo los años de 2014 y 2015 los años más favorecidos, los cuales cerraron con 19 producciones dominicanas presentadas en cartelera.

El 2012 inició con la exhibición de la primera película dominicana en acogerse a la nueva Ley de Cine, El rey de Najayo, obra de Fernando Báez que hurga en las cuestiones morales y sociales de un narcotraficante. Luego, desde la provincia, se verificó un filme realizado por Omar Javier quien pretendía una aproximación al cine de terror criollo con La casa del kilómetro 5.

José María Cabral con Jaque Mate se impulsa nuevamente con un filme de crítica a la sociedad y a los medios de comunicación. Bladimir Abud realiza su opera prima, La lucha de Ana con la convicción de dejar una historia con tintes sociales y buena factura técnica.

Mientras que Miguel Vásquez ridiculiza la función presidencial en una comedia burlesca titulada Lío de falda. Francis Disla condiciona su participación en el ruedo comercial con una cinta de terror que manifiesta varias cuestiones de idiosincrasia dominicana en El hoyo del diablo. Frankeli Bencosme realiza su segunda producción titulada Lascivia para cerrar un ciclo en su interés profesional.

 

Alfonso Rodríguez inventa una fábula mágica de inversión de roles en su comedia con tintes sobrenaturales llamada Feo de día lindo de noche. Pero el 2012 se renueva con la segunda parte del éxito de Lotoman con una versión 2.0 que hizo a su director Archie López agregar más humor a la historia.

El 2013 inició con una de las acostumbradas comedias de Roberto Ángel Salcedo quien con Profe por accidente intenta provocar la risa fácil para seguir explorando este género. Mientras que José Gómez se decanta por una historia de superación profesional en su drama A ritmo de fe. La segunda producción de Bladimir Abud, Los super, deja marcado este año con una fábula de villanos y superhéroes. Ante esto José María Cabral les da un giro a sus historias y focaliza su intención en Arrobá, una especie de parodia de los viajeros del tiempo.

Mientras esto sucede en el orden de la comedia el realizador Félix Limardo se decanta por el drama histórico con su filme El teniente Amado. No obstante, ¿Quién manda?, de Ronni Castillo, se convierte en uno de los filmes más agraciados del 2013 por su cuento romántico.

Alfonso Rodríguez vuelve al tono de la comedia con Mi angelito favorito, cuya esencia era jugar con los hilos del destino de varios personajes a través de un despistado ángel caído del cielo.

Ponchao de Josh Crook insistió otra vez en la comedia, pero con resultados diversos intentando mover las ansias del público local hacia el entretenimiento sano.

A parte de la ficción, un documental buscó su espacio para manifestarse dentro del área comercial del cine dominicano, La montaña de Tabaré Blanchard e Iván Herrera.

José Enrique Pintor buscó encontrar nuevamente el éxito en Sanky Panky 2, un periplo más en la vida de Genaro. Mientras que el actor y director Juan Fernández cuenta una historia visceral en El Gallo, y Juan Basanta adapta la historia de la novela `Una rosa en el quinto infierno´ convirtiéndola en un Santo Domingo futurista en Biodegradable.

 

Alan Nadal Piantini recorre por la vida de varios personajes encerrados en una habitación para expiar sus pecados en una farsa titulada Noche de circo. Y el 2013 cierra con el drama de amor prohibido en Cristo Rey de Leticia Tonos.

Para el 2014, Roberto Ángel Salcedo, como es habitual, inicia un período muy variado en la constelación fílmica dominicana. Vamos de robo toma un espacio para seguir con la comedia. El drama histórico de Leo Silverio Duarte, traición y gloria, coloca la figura del patricio Juan Pablo Duarte en una óptica cinematográfica de particular exploración.

Alfonso Rodríguez prosigue aumentando su filmografía con el drama Locas y atrapadas, una conversación entre mujeres maltratadas. Y Francisco Valdez sitúa la comedia en otro nivel argumental con De pez en cuando. Archie López concluye con su trilogía de Lotoman que tanto éxito le ha traído.

Un joven realizador de nombre Héctor Valdez presenta ante el público su opera prima Al sur de la inocencia, una exploración a los sentimientos de unos jóvenes que huyen de la funesta realidad. Mientras que La extraña de César Rodríguez pone el punto de suspenso en la cartelera del año.

El pelotudo es otro de los filmes que intentó moldear la fórmula de la comedia dominicana teniendo al béisbol como punto central. José María Cabral da un salto diferente en su carrera cuando plantea un thriller psicológico y de ciencia ficción en Despertar.

La comedia con fórmula internacional también se produje en este año siendo Quiero ser fiel de Joe Menéndez un aliento fresco en el panorama local. Mientras que Ronni Castillo vuelve a intentar con la comedia, pero esta vez con ciertos enredos amorosos de su personaje central en El que mucho abarca.

En el caso de Francis Disla éste prueba con una comedia coral titulada Un lío en dólares donde le sirve para tomar experiencias en el género. La fórmula de la acción sorprende en el ámbito local con el filme de Pedro Urrutia titulado Código Paz. Otro caso fue para Primero de enero, de Erika Bagnarello, una cinta donde los niños tienen la palabra.

El musical también deja su huella en el 2014 con el trabajo de Manuel Villalona, Yo soy la salsa, un compendio sobre la historia de la salsa y del músico Johnny Pacheco. Por otro lado, el cine fuera de las ataduras comerciales y presiones de taquilla se estableció con la obra de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, Dólares de arena. Por su parte, José Enrique Pintor suelta su drama de tercera edad No hay más remedio.

Etzel Báez también explora el hecho histórico en 339 Amín Abel Hasbún sobre la figura de este dirigente estudiantil y el drama biográfico María Montez cierra un año particular.

La comedia, el drama y el documental prima dentro de un año 2015 de exhibiciones record, igualando el año anterior con 19 producciones cinematográficas dominicanas estrenadas.

Nuevamente el año le da la entrada a Roberto Ángel Salcedo con los enredos de Pa’l campamento. Archie López cuenta su historia de juerguistas en Los paracaidistas. Mientras que Alan Nadal Piantini estrena su segundo largometraje, esta vez, por los pasillos de la comedia romántica en Una breve historia de amor.

Virginia Sánchez Navarro, una nueva realizadora, hace su entrada en el cinema dominicano con Bestia de Cardo, un drama de crítica a una sociedad de hipocresía. La acción se coloca como propuesta con Morir Soñando de Josh Crook y José María Cabral se determina a presentar su parodia detectivesca Detective Willy.

La sorpresa de este año vino de la mano de Ernesto Alemany quien presenta un filme de variopintos personajes en La Gunguna, acogida con muy buena crítica. El documental vuelve a manifestarse con dos producciones con Blanco de Melvin Durán, una humana exploración a una comunidad albina rural y Tú y Yo de los realizadores Natalia Cabral y Oriol Estrada sobre la convivencia de una doméstica y la dueña de la casa donde labora.

El drama de superación, Pueto pa´mí de Iván Herrera coloca un argumento de inspiración sobre los jóvenes intérpretes de la música urbana. Guillermo Zouain ofrece su carta de presentación con una sencilla historia sobre la amistad y el descubrimiento en Algún lugar. Mientras Roberto Ángel Salcedo presenta su comedia de enredos Todo incluido.

La comedia de corte internacional Ladrones de Joe Menéndez intenta llevar el producto local hacia otros mercados. El tema del narcotráfico también fue parte de las propuestas de este año a través del drama Oro y polvo de Félix Limardo. Otro documental deja su huella en la cartelera, aunque con exhibición limitada, donde se expresa la riqueza que posee la plástica dominicana en La República del color de Héctor Valdez.

El guionista Daniel Aurelio se enfrasca en su primera dirección en Dinero fácil, una trama de intrigas y engaños. Mientras que Archie López pega nuevamente con su fórmula comercial en la comedia Tubérculo gourmet, una trama que explota la idiosincrasia rural dominicana.

Agliberto Meléndez se apoya en el dato histórico para explorar la vida de José Francisco Peña Gómez en su drama Del color de la noche. Y la comedia infantil cierra un 2015 con una historia donde los niños y el béisbol son los protagonistas en Los fabulosos má mejores de Carlos Plasencia.

El 2016 prosigue con un conjunto de filmes que, de una forma u otra, intentan establecer la ruta por la cual el cinema nacional debe transitar, encarando los retos por venir, apoyados por la Ley 108-10 sobre el Fomento de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana y garantizado por las ejecuciones de la Dirección General de Cine (DGCINE).

 

 Escrito por: Félix Manuel Lora

BIBLIOGRAFÍA: Sáez, José Luís. “Historia de un sueño importado”. Santo Domingo, Rep. Dom. Ediciones Siboney, 1982.

 

Lora Robles, Félix Manuel. “Encuadre de una identidad audiovisual”. Santo Domingo, Rep. Dom., Ediciones Valdivia, 2007.

 

Lora Robles, Félix Manuel. “Cine dominicano en la mira, catálogo 1963-2014: algunos comentarios al margen”. Santo Domingo, Rep. Dom., Ediciones Ferilibro, 2015.