Estás aquí

Bani

Las dunas de Baní se localizan en la península de Las Calderas, entre las poblaciones de Matanzas, Las Calderas y Las Salinas, en la provincia de Peravia, en la República Dominicana. El campo de dunas se extiende por toda la península en una línea recta de 15 km en sentido este-oeste. No obstante, las arenas de estas dunas tienen abundante cuarzo y feldespatos, y son muy finas. Se sabe que se forman gracias a los sedimentos del arroyo Bahía, del río Baní y del río Nizao. Este es un fenómeno natural que comenzó en el Pleistoceno.

La mayor de estas dunas mide los 35 m y tienen una flora y fauna características. La flora se encuadra como bosque seco subtropical, aunque se caracteriza por la presencia del mangle rojo, el mangle botón o falso mangle, el mangle prieto y el mangle amarillo. Entre los árboles de anclaje tenemos el aceituno, por ejemplo, o el cambrón. Entre los cactus están la alpargata y el cayuco. Respecto a la fauna hay algunos lagartos de reducido tamaño de los géneros Leiocephalus y Ameiva, pero, debido al clima seco y ser una zona salobre, no existen anfibios. En cuanto a la avifauna, está la garza pechiblanca, la viuda o doctor, el tiito, el flamenco, el rey congo, la gaviota y la rolita.

En este lugar existen algunas áreas llanas, llamadas “vallecitos”, compuestas por sedimentos de la ribera del mar, a los que se les llama “salados” y que son inundados de agua de mar, como, por ejemplo, ocurre en el Salado del Muerto.