San Pedro de Macorís

En tu paso por esta ciudad debes ir a visitar la Catedral de San Pedro de Macorís, que se ha convertido en uno de los más significativos de San Pedro de Macorís.

La primera construcción que se levantó en este lugar fue a principios del siglo XIX y fue en honor a San Pedro Apóstol. Construida con palmas y madera, los seguidos huracanes e incendios la derribaron en poco tiempo. En 1910, se comenzó la construcción que hoy en día se puede visitar en el mismo lugar, haciéndose con el primer cargamento de cemento llegado a la isla, convirtiéndose en el inicio de la modernización y pasando así a la historia del país.

La entrada principal está coronada por una arquivolta con un rosetón sobre ella. El rosetón tiene el escudo franciscano, que fue la orden religiosa que hizo el templo. Los pináculos, contrafuertes y antepechos están decorados al estilo gótico, pero son de hormigón, no de piedra. De interior románico, la nave central está abovedada con lucernarios y arcos de medio punto hechos de vitrales, con lo que le da mucha iluminación a la iglesia. Destacan los vitrales en grisalla, que conforman la colección más importante y de mayor valor económico de la República Dominicana.

Junto a la iglesia, se puede visitar el Museo de Historia, un interesante lugar que te muestra la historia reciente de la localidad.