Gracias a la Ley de Cine empezamos a tener una antropología fílmica