Inversión extranjera, un paraíso para el cine