Este es una web oficial del Gobierno de la República Dominicana Así es como puedes saberlo

Un “godzilla” dominicano en la animación de Hollywood

Un “godzilla” dominicano en la animación de Hollywood

Print Friendly, PDF & Email

Angel Carrasco cinedominicano noticias cine

A sus 28 años, Ángel Carrasco es uno de los jóvenes especialistas de efectos especiales más destacados 

Es posible que pocas personas hayan leído el nombre de Ángel Carrasco Abinader en los créditos de dos recientes éxitos de la taquilla cinematográfica como Maleficent y Godzilla. No es un actor ni director, pero a sus 28 años, este joven dominicano es uno de los profesionales más capacitados en el área de la Animación 3D que impresiona en los filmes de Hollywood. 

A Carrasco lo contactamos por la línea telefónica, ya que reside desde hace varios años en Vancouver, Canadá. En esta ciudad labora para Gener8, una empresa que está impulsando una revolución digital en la industria del entretenimiento, cuyos trabajos han impulsado largometrajes como The Amazing Spider-Man, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 2, y Ghost Rider: Espíritu de venganza. Su larga lista de clientes incluyen las productoras Sony Pictures, Warner Bros, Twentieth Century Fox y Columbia Pictures, entre otros.

¿En qué consiste el trabajo que realizas en Gener8?
Tiene que ver con la posproducción. Hay diferentes clasificaciones, uno de ellos son los efectos especiales. El área específica que trabajé en filmes como Maleficent, Godzilla y 300: Rise of un Empire se llama “Conversión 3D” la cual va de la mano con la Animacion 3D y efectos visuales, pero es un poco diferente.

Es decir, que tu labor es muy destacada dentro de esas producciones…
Sí, es muy técnica también, esa sería la palabra que lo definiría. Y generalmente no es una sola persona, porque yo en Godzilla hice 10 escenas. Es un equipo que se divide por departamento en esta compañía que tiene 150 creativos. Para poder terminar a Godzila en un año, se contrataron de 4 a 5 compañías, por ejemplo.

Tenemos entendido que estudiaste arquitectura, ¿cómo llegas a esta área de la industria cinematográfica?
Estudie Arquitectura. En esa carrera existe una parte que es para crear perspectivas. 20 años atrás se dibujaba a mano pero ya, con la tecnología, los arquitectos usan los programas 3D; los mismos que se utilizan para películas, los arquitectos se lo han “robado”. Esta fue la parte que siempre me atrajo, y la que estudié en Chavón, donde hay cursos que son muy de programas 3D, pero vinculados a la arquitectura. Más tarde tomé un curso en México, afincado en un programa que se llama Cinema 4D, que es para hacer 3D de películas, pero lo estaba haciendo para arquitectura.

Cuando ingresé a la universidad de Vancouver (ciudad de la costa pacífica de Canadá), me fui por el lado de la animación 3D y efectos especiales, que no era necesariamente para arquitectura, pero lo que iba a aprender lo aplicaría mucho en mi carrera. Cerca de mi graduación le cogí mucho el gusto a eso de hacer animaciones 3D pero relacionado a la cinematografía, anuncios de televisión y efectos especiales, y antes de volver a República Dominicana una persona vio mi trabajo final de la universidad y me preguntó que si quería ser parte de su equipo que estaba trabajando en una película. Desde entonces estoy ligado a esta área. Conseguí la oportunidad de entrar a la compañía en la que estoy ahora, que es una de la más grandes en su género. Trabajamos con las cintas más importantes de Hollywood. Tengo 4 años aquí y me gusta más esta área que la arquitectura. Mi deseo es seguir el camino en el que estoy ahora, los efectos especiales de animación 3D y conversión 3D.

¿Has trabajado en el mercado dominicano, cómo ve el futuro de la industria del cine de tu tierra natal?
Claro, he trabajado en algunas películas dominicanas, pero ha sido muy poco. Trabajé en un cortometraje que se llama “720”, de Héctor Valdez, y en Al Sur de la Inocencia, recientemente estrenada. Creo que el mercado dominicano está creciendo, aunque no ha experimentado mucho con los efectos especiales, pero creo que al paso que va se lograrán buenas cosas, ya existen algunas compañías que están trabajando con mucha calidad. En el futuro tengo en mente crear mi propia compañía y aportar al cine dominicano.

Aparte de la animación, ¿que más estás trabajando en Canadá?
La empresa en la que laboro se asoció a una compañía china y fui elegido en mi departamento para capacitar a profesionales en ese país asiático. Iré a China por dos semana a ofrecer una conferencia.

¿Tienes mucho que no visitas República Dominicana?
Voy generalmente una vez al año, por una o dos semanas porque el trabajo que realizo requiere de muchas horas diarias. Eso te lo puede decir cualquier persona que trabaje en esta área, un horario normal es de 9:00 de la mañana a 11:00 p.m. de lunes a sábado. Ahora mismo es una esclavitud porque hay mucha demanda y los filmes siempre lo quieren rápido.

¿Vale la pena en cuanto a lo que recibes en términos económicos?
Se puede decir que se gana bien, lo que siempre se añora es el tiempo libre, aunque es opcional trabajar tiempo extra, pero si yo me pongo a laborar horas extras entonces de seguro hay otras personas que estén más motivadas y que me reemplacen. Hay mucha competencia.

Esta parte de los efectos especiales evoluciona mucho, también se requiere una constante actualización….
Claro que sí, si analizas la historia de los efectos especiales a cada rato surgen áreas específicas que se convierten en una carrera para estudiar. Lo que yo hago ahora, 4 años atrás no existía, porque la tecnología evoluciona muy rápido. –

Fuente: Elcaribe.com.do


Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio